José Luis Armenteros ha fallecido en Madrid , a los 72 años en la mañana de hoy sábado 11 de junio 

Nacido en Madrid el 26 de junio de 1943, a comienzos de los años sesenta fue fundador de uno de los mayores y más inquietos grupos instrumentales de nuestra historia: Los Relámpagos. Posteriormente, y junto a su compañero de Los Relámpagos, Pablo Herrero, abandona el grupo y ambos comienzan a componer y producir para otros artistas. Una actividad a la que se dedicaron infatigablemente, firmando canciones para cantantes de lo más diverso, y dejando composiciones tan notables como ‘Libre’, ‘Un beso y una flor’ o ‘América, América’, para Nino Bravo.

Pero su trabajo, siempre junto a Pablo Herrero, no conocía fronteras y lo mismo podían escribir para un grupo de pop como Fórmula V (‘Cuéntame’, Eva María’, ‘Cenicienta’) como dar forma a una canción esencial de la Transición para Jarcha (‘Libertad sin ira’), que escribir para Rocío Jurado (‘Como una ola’), Juan Bau (‘La estrella de David’) o Francisco (‘Latino’). Herrero y Armenteros se adaptaban al artista y fueron unos magos de la composición, de los que entendían la música popular en toda su extensión y combinaban tendencias de moda y preferencias del público para dar con canciones que acababan siendo éxitos. Su talento, inspiración e intuición son innegables, y siempre intentaron dotar de calidad a los temas con los que trabajaron, por dispares que fueran los géneros o los intérpretes para los que escribieran.

los-relampagos-11-06-16

Los Relámpagos: José Luis Armenteros en el centro.

Los Relámpagos se fundaron en Madrid en 1961, con José Luis Armenteros en la guitarra solista (y Pablo Herrero en el órgano), en principio con el nombre de Dick y Los Relámpagos, pero acortan el nombre y comienzan a funcionar como banda de acompañamiento de Miguel Ríos (que por entonces se hacía llamar Mike Ríos), con el que, en 1962, graban algunos discos para Philips como banda de apoyo. A finales de ese mismo año, Los Relámpagos editan su primer disco que, como siempre a lo largo de su trayectoria, será instrumental. A partir de 1963 cambian de sello, pasando a Zafiro, es el periodo en el que el grupo se adentra en el folclore español, inspirándose en él para, en combinación con el pop y el rock, facturar un sonido más original del desarrollado hasta entonces. En 1969, graban su obra más ambiciosa, compuesta por Pablo Herrero (que había abandonado el grupo un año antes) y José Luis Armenteros: “Páginas musicales de la historia de España”, ya para el sello RCA, a modo de suite. Tras ese disco, Armenteros también deja el grupo.

pablo-herrero-jose-luis-armenteros-11-06-16

Pablo Herrero y José Luis Armenteros (derecha).

Tras ejercer de director artístico en Philips, Armenteros se asocia con Pablo Herrero (por entonces director artístico de Zafiro) para trabajar como productores y compositores independientes, aunque ya venían componiendo para otros: algunas de las primeras canciones conjuntas (incluso para Los Relámpagos) las firman bajo el seudónimo de José Luis de Pablo, que pronto abandonan. En Philips, Armenteros fichó a Fórmula V, que era un proyecto de la productora Maryní Callejo, y junto a Herrero se encargan de la composición y los arreglos de sus canciones, asaltando las listas de éxito desde 1968. En su breve periodo como director artístico de Philips, José Luis Armenteros ficho a Los Grimm (grupo al que produjo y donde militaba Pedro Ruy Blas), Smash (una banda que le fascinó desde el primer momento y a la que le dio plena libertad), Fórmula V y Los Puntos. Desde ahí vendría una ingente labor como compositores, arreglistas o productores que les llevó, esencialmente en las décadas de los setenta y ochenta, a que sus canciones, además de los mencionados, las grabaran, entre otros, Voces Amigas, Basilio, Massiel, Maya (que también grabó con su nombre real, Rosa María Lobo), el grupo Apache o José Luis Rodríguez “El Puma”.

Fuente: EfeEme

No hay comentarios